top of page

3 claves para evitar el Greenwashing y Socialwashing

A pesar de que como sociedad llevamos décadas en alerta sobre la  #CrisisClimática, el incremento y gravedad de sus efectos en los últimos años, como el hecho de que “la temperatura superficial global ha aumentado más rápidamente desde 1970 que en cualquier otro período de 50 años durante al menos los últimos 2000 años” (1) (2023), han demostrado la urgencia de limitar el #cambioclimático.


De acuerdo con Boston Consulting Group -BCG (2022) el “71% de las personas en Latinoamérica consideran la #sostenibilidad como un tema relevante en su día a día”(2), y Deloitte (2021) en su publicación El impacto de la Covid - 19 en el comportamiento del consumidor y sus perspectivas de futuro, expone que “el 81%de los consumidores cree que las compañías deberían tener un propósito que responda a cuestiones de relevancia social”(3) .


En los últimos años, el creciente interés de las empresas por responder a las necesidades del planeta y mejorar su reputación y competitividad ha generado compromisos corporativos de implementar mejores prácticas ambientales, sociales y de gobierno, dentro de reportes de sostenibilidad y #ESG.  Según KPMG (2023), para el 2022 el 69% de las empresas de Latinoamérica generó reportes de sostenibilidad(4).


Sin embargo, ligado al rápido crecimiento y la falta de regulación, los reportes de sostenibilidad y los marcos ESG carecen de estándares y métricas suficientes para demostrar impactos reales. Un estudio de  Boston Consulting Group -BCG (2022), muestra que “ tan sólo el 10% de las empresas miden sus emisiones de forma exhaustiva (alcance 1, 2 y 3) en 2022 frente al 9% en 2021”(5). Es así como surgen dos riesgos que amenazan con debilitar los esfuerzos reales de sostenibilidad: el #Greenwashing y el #Socialwashing.



¿Qué es Greenwashing?


Es la práctica en la cual las empresas difunden y basan sus estrategias de comunicación (reportes, campañas, informes, publicidad, etiquetas, etc.) en información falsa, exagerada o engañosa sobre su verdadero desempeño ambiental.


¿Qué es Socialwashing?  


Al igual que en el caso del Greenwashing, el Socialwashing es una práctica donde las empresas se presentan a sus grupos de interés bajo una falsa percepción, pero en este caso, asociada a ser socialmente responsables.


¿Cómo evitar el Greenwashing y el Socialwashing?


En algunos casos estas prácticas son cometidas por desconocimiento de las empresas sobre cómo comunicar correctamente sus esfuerzos de sostenibilidad, aunque también ocurren de manera voluntaria como estrategias para “mejorar la imagen de la empresa” sin que realmente esté cumpliendo con tales acciones, o se base en ocultar/tergiversar información material de los impactos generados y asociados a las operaciones de la empresa. 


Sin duda alguna, es esencial y alentador que cada vez sean más las organizaciones que adoptan mejores prácticas y reportan sus acciones de sostenibilidad, pero así mismo, debe incrementar nuestra capacidad como empresas y consumidores para evitar que estas prácticas le resten credibilidad y capacidad de impacto a las medidas que verdaderamente contribuyen a la solución de problemas ambientales y sociales. 


Por eso, te compartimos 3 claves para evitar el Greenwashing y Socialwashing:


Clave 1


Construir informes y comunicaciones teniendo como pilares los principios de transparencia, materialidad y veracidad para garantizar que no se está divulgando información selectiva, falsa o no documentada. Para ello, como empresa se pueden seguir estándares, metodologías y herramientas que ayuden a medir, gestionar y reportar los impactos, tales como el GHG Protocol, las normas ISO,  los estándares @Global Reporting Initiative (GRI), la Evaluación de Impacto B @Sistema B, y el SDG Compass.


Clave 2


Investigar y analizar acciones concretas. Como sociedad, desde los distintos roles, debemos asumir una postura informada y crítica frente a la información que consumimos referente a la sostenibilidad. De esta manera, es necesario indagar de fuentes confiables cuáles son las prácticas reales, metodologías de verificación y fundamentos detrás de etiquetas o comunicados donde las empresas se denominan -verdes-, -ecológicas-, -sostenibles-, -con impacto en comunidades- o -aliadas a algún movimiento social-; y si verdaderamente son significativos en relación con el impacto de la empresa.  Las etiquetas o sellos de sostenibilidad creados por privados que  no estén certificadas por un tercero (organismo de verificación acreditado o gobiernos) son greenwashing.


Clave 3


Exigir. Ser selectivos como consumidores y preferir aquellas marcas con datos sólidos sobre su sostenibilidad, así como requerir a los entes reguladores mayor vigilancia sobre la competencia en el mercado basada en sostenibilidad. Si las empresas que ejecutan prácticas engañosas no consiguen resultados, y por lo contrario, se ven sancionadas, ayudará a frenar esta problemática.


Aplicando estas claves, se podrá evaluar correctamente la transición hacia la sostenibilidad,  y continuamente mejorar y aumentar el alcance de las prácticas con mayor impacto e innovación. 


Si como empresa estás comprometida a la mejora constante de tus prácticas de sostenibilidad y con la comunicación fundamentada y transparente de las mismas, desde CarbonBox podemos acompañarte de manera efectiva y confiable a medir tu impacto y estimar tu #huelladecarbonoempresarial. Conoce nuestros servicios y agenda una cita con nosotros acá: https://www.carbonbox.app/



(1) Sexto Informe de Evaluación (AR6) del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático. (2023). IPCC. 

(2) Encuesta de Sustentabilidad para Consumidores. (2022). Boston Consulting Group.

(3)  El impacto de la Covid - 19 en el comportamiento del consumidor y sus perspectivas de futuro. (2021). Deloitte. 

(4) Grandes cambios, pequeños pasos. Reportes de sostenibilidad en Latinoamérica 2022. (2023). KPMG.

(5) Encuesta de Emisiones de Carbono 2022 CO2 AI. (2022). Boston Consulting Group.





11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page