top of page

Bonos de carbono: lo que tienes que saber si estás pensando en adquirirlos

¿Te has preguntado alguna vez cómo puedes contribuir a la lucha contra el cambio climático y al mismo tiempo obtener beneficios económicos? Existe una forma de hacerlo: se llama bono de carbono y es un instrumento financiero que te permite compensar tus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) o apoyar proyectos que capturan o reducen emisiones en otros lugares..


¿Qué son los bonos de carbono?


Los bonos de carbono nacieron como parte del Protocolo de Kioto, un acuerdo internacional firmado en 1997 por más de 190 países para reducir las emisiones de GEI que causan el calentamiento global. 


El Protocolo estableció que los países desarrollados, principales responsables de la contaminación, debían reducir sus emisiones en un 5% respecto al nivel de 1990. Para facilitar este objetivo, se crearon mecanismos que permiten a los países cumplir con sus compromisos de forma rentable y eficiente. 


Entre dichos mecanismos se incluye el de Desarrollo Limpio (MDL), este facilita la financiación de proyectos de reducción de emisiones en países en desarrollo, impulsando allí el crecimiento económico y la mejora de la calidad de vida.


Estos proyectos pueden ser de diferentes tipos, como reforestación, energías renovables, eficiencia energética, tratamiento de residuos, etc. Al financiarlos, los países desarrollados obtienen créditos de carbono.


Los créditos equivalen a una tonelada de CO2 que se deja de emitir o se captura de la atmósfera. Se pueden usar para cumplir con metas de reducción propias o se pueden vender en el mercado de carbono a otros países o empresas que los necesiten.


¿Cómo se adquieren?


El mercado de carbono es un sistema que permite comprar y vender bonos de carbono entre los participantes del Protocolo de Kioto o de otros acuerdos climáticos. 


Se negocia en mercados regulados, como por ejemplo el Sistema Europeo de Comercio de Emisiones (EU ETS), o en mercados voluntarios, donde los compradores no tienen obligaciones legales de reducir sus emisiones, sino que lo hacen por motivos éticos y sociales.


El precio del mercado de carbono depende de varios factores, como el tipo de instrumento, el lugar de origen y destino de las emisiones, la calidad y el tipo de proyecto que las genera, y la oferta y la demanda. 


En Colombia, por ejemplo, existe un mercado voluntario de bonos de carbono que pueden ser adquiridos por empresas que deseen compensar o reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. 


Desde el 2016, se creó el impuesto nacional al carbono, que grava el consumo de combustibles fósiles líquidos, como la gasolina, el kerosene, el jet fuel, el ACPM y el fuel oil, con una tarifa relacionada con el contenido de carbono que producen. 


Este impuesto busca desincentivar el uso de estos combustibles y crear un fondo dirigido a iniciativas ambientales y se puede pagar de dos formas: en efectivo o en bonos de carbono.


Si se paga en efectivo, se debe cancelar la tarifa correspondiente por cada tonelada de CO2 emitida. Si se paga en bonos de carbono, se debe entregar un certificado que acredite la reducción o la captura de una tonelada de CO2 equivalente.


¿Cuáles son los beneficios para tu empresa?


Los bonos de carbono son una herramienta eficaz y rentable para que tu empresa reduzca su huella de carbono y apoye la transición hacia una economía baja en carbono. Al comprarlos puedes:


Mejorar la imagen corporativa y reputación:


Al comprar bonos de carbono, tu empresa demuestra su compromiso con la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. Esto puede mejorar tu relación con tus clientes, proveedores, empleados y accionistas, que cada vez valoran más las prácticas responsables y éticas de las empresas.


Reducir costos operativos y aumentar la competitividad:


Al apoyar proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático, tu empresa puede beneficiarse de la innovación tecnológica, el ahorro energético, la diversificación de fuentes de energía y la mejora de la calidad de vida de las comunidades locales.


Acceder a nuevos mercados y oportunidades de negocio:


El mercado global de carbono ofrece una gran variedad de opciones y oportunidades para invertir en proyectos de acción climática. Estos proyectos pueden estar ubicados en diferentes regiones y sectores, lo que permite a tu empresa ampliar su alcance y su red de contactos. Además, cumples con las regulaciones y los estándares internacionales que exigen la reducción de emisiones.


Ahora ya lo sabes, al comprar bonos de carbono, tu empresa puede generar un impacto positivo en el medio ambiente y en la sociedad, al tiempo que mejora su desempeño financiero y su competitividad.


Nuestra plataforma integral puede guiarte paso a paso en este proceso, desde la medición precisa de tus emisiones hasta la elección de proyectos de compensación de alta calidad. Sé parte del cambio hacia un futuro más sostenible. Descubre cómo en nuestra demo gratuita



Commentaires


bottom of page